Tipos de sistemas de calefacción

Elegir el sistema de calefacción adecuado para nuestra casa puede ayudarnos a ahorrar de forma considerable en nuestra factura de la luz. Desde Manteni2, empresa de mantenimiento y climatización, te presentamos hoy los tipos de calefacción que existen, ¿Cuál es el tuyo?

En invierno, con la llegada del frío, los gastos de luz en casa se disparan debido al uso (o, muchas veces, abuso) de la calefacción. De hecho, más del 60% del consumo energético de nuestra vivienda en esta estación  proviene de los sistemas de climatización. Ante esto, como ya te hemos contado en Manteni2 en alguna ocasión, existen algunos trucos para ahorrar con los sistemas de calefacción y conseguir, así, reducir nuestra factura de la luz en invierno.

Entre estos trucos y consejos, hay uno esencial: elegir el sistema de calefacción más adecuado a nuestras necesidades y a las de nuestro hogar. Por ello, en nuestra empresa de mantenimiento y climatización en Sevilla te contamos hoy qué tipos de sistemas de calefacción existen y las características generales de cada uno, para ayudarte a encontrar el que más se adapte a lo que tu casa necesita y a lo que tú estás buscando.

Calefacción eléctrica:

Este tipo de calefacción consiste en utilizar energía eléctrica para generar calor. Así, son los habituales radiadores o estufas, que, durante la noche, producen y almacenan el calor que van después “desprendiendo” durante el día para calentar la casa. En general, la calefacción eléctrica es perfecta para lugares con climas fríos.

Dentro de este tipo, podemos encontrar dos tipos de acumuladores: los estáticos, apropiados para lugares pequeños y muy fríos y con los que no puedes controlar exactamente la temperatura, y los dinámicos, en los que la regulación de la temperatura es más exacta y son, por tanto, mejores para espacios amplios.

Calefacción Radiante:

Este sistema de calefacción proporciona calor de forma más natural, mediante la transmisión del mismo a las superficies frías. Para ello, se utilizan tuberías con agua caliente que desprenden el calor, proporcionando así una climatización más natural y saludable al no resecar tanto el ambiente como otros sistemas de calefacción. Las tuberías suelen colocarse bajo el suelo, el techo o, en ocasiones, las paredes, por lo que el aparato de calefacción radiante está oculto a la vista.

Bombas de calor:

Este aparato de climatización es el perfecto para zonas cálidas o templadas, como es nuestra ciudad. Y es que, además de proporcionar calor, tiene la posibilidad de enfriar en verano y de deshumedecer el ambiente en épocas intermedias. Las bombas de calor son, además, aparatos muy eficientes, ya que son capaces de producir hasta 3 veces más de la energía de la que consumen. Además, la instalación de este aparato de climatización es muy barata y, como ya hemos dicho, con una sola bomba de calor puedes climatizar tu hogar durante todo el año.

Calefacción por gas natural:

Al igual que las calderas de biomasa que te presentábamos anteriormente, el gas natural es un sistema de calefacción eficaz y limpio, que respeta el medio ambiente y reduce el consumo energético. A través de radiadores, se utiliza el gas para climatizar las habitaciones, permitiendo además regular la temperatura de cada una de ellas de forma individual. Esto permite también el ahorro energético, ya que calentamos sólo las habitaciones en las que hacemos vida habitualmente.

Como ves, existen muchos tipos de calefacción y cada uno de ellos responde a determinadas necesidades de los hogares. Desde Manteni2, nuestra empresa de mantenimiento, te recomendamos que busques aquel que responda a lo que necesitas y que te permita el mayor ahorro energético. Recuerda que las energías renovables y los nuevos sistemas de calefacción son tus mejores opciones para climatizar tu casa de forma económica, eficaz y limpia.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *